Amado Padre que estás en el cielo, te agradecemos que somos tus hijos y que tus ojos cuidan de nosotros y ven todo lo que hay en nuestro corazón. Tú escuchas la petición de cada corazón, y responderás en el momento oportuno. Extiende tu mano firme sobre nosotros, pues somos débiles y a menudo afligidos, sin saber qué hacer ni cómo encontrarte. Pero tú estás con nosotros en cada necesidad, a pesar de nuestras fallas y debilidades. Tú estás con nosotros y en medio de todo nos guías a la meta verdadera de nuestra vida, hasta que cada uno de nosotros pueda regocijarse por todo lo que has hecho, para alabanza de tu nombre, Padre nuestro. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp