“Entonces les dijo: Pues dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”. Lucas 20:25.

Creo que todos tenemos claro hoy en día lo que es “del César”, pero la pregunta que deberíamos responder es: ¿Sabemos realmente lo que debemos darle a Dios?

A Dios se le debe dar alabanza. Fuimos creados para “la alabanza de su gloria” (Efesios 1:12). Debemos alabar a Dios constantemente, pero debemos hacerlo con un corazón apasionado por Él.

A Dios debemos darle tiempo de calidad. Jesús nos dijo que deberíamos buscar un lugar tranquilo, secreto para encontrarnos diariamente con Él. (Mateo 6:6).

A Dios debemos darle gracias por todo lo que hace en nosotros y por nosotros (Colosenses 4:2). No necesitamos esperar a Thanksgiving para esto. Al agradecer estamos reconociendo su gracia y su misericordia.

A Dios debemos darle lo que le pertenece (Proverbios 3:9). Dios es el Dueño de todo lo que tenemos, y nosotros lo honramos administrando con sabiduría y dando con generosidad.

A Dios debemos darle excelencia en todo lo que hacemos (Colosenses 3:23), porque se merece lo mejor de nosotros.

Pero sobre todas las cosas, el Señor espera que le amemos voluntariamente (Deuteronomio 6:5). Nada tendría sentido sin una relación de amor verdadera. Dios nos amó primero para que luego nosotros pudiéramos amarlo a Él “con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, y con todas nuestras fuerzas”.

¿Le estás dando a Dios lo que es de Dios?

Cortesí­a Pastor Pablo Giovanini
Iglesia Cristiana Renacer en Lynn, MA

compartir por messenger
compartir por Whatsapp