«Señor mi Dios todopoderoso, en este momento, permíteme solo agradecerte por tu gran amor y misericordia para con mi vida, pues tú has sido fiel. Perdóname por mis fallas, errores y transgresiones, porque soy un ser humano débil y con muchas fallas, pero reconozco que necesito de ti. Límpiame con tu sangre y ayúdame a ser la persona que tú quieres que sea, quiero parecerme cada día más a ti. Pongo en tus manos mi vida, mis planes y todo lo que quieras hacer conmigo, heme aquí Señor, a tu servicio y disposición estoy, hágase conmigo tu Divina voluntad, Amén.»

compartir por messenger
compartir por Whatsapp