Amado Padre celestial, te agradezco por todas tus bondades en mi vida, porque reconozco que sin ti nada soy. Me humillo ante tu presencia y rindo a tus pies todos mis problemas y preocupaciones, reconociendo que, ante ti, todos ellos se vuelven peque帽os y te suplico, ll茅name de tu presencia, pues anhelo un encuentro contigo antes de dormir. Por favor, perm铆teme sentir tu abrazo de padre amoroso, de protecci贸n y cuidado que me hacen sentir tanta paz y confianza en tu providencia divina, am茅n.禄

compartir por messenger
compartir por Whatsapp