«Santo Espíritu, te encomiendo mi sueño y mi descanso. Cuídame de todo mal, tanto visible como invisible, y líbrame de las trampas del enemigo. Rodea mi hogar con tu presencia y protección divina. Amén»

compartir por messenger
compartir por Whatsapp