“Entonces él respondió y dijo: Si es pecador, no lo sé; una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo.” Juan 9:25.

Nunca había visto nada, pero de pronto se encontró con Jesús y recuperó la vista. ¡Qué milagro! Su vida fue transformada para siempre a partir de ese momento.

Lo que fue un milagro digno de alabanza, para muchos fue un truco, un engaño. Cuando alguien no quiere creer siempre piensa que todos los demás están equivocados. Los religiosos no querían creer que Jesús era el Mesías, por lo tanto todo lo que hacía estaba bajo escrutinio.

Los fariseos presionaron al ciego para sacarle información que pudiera incriminar a Jesús, pero nada, ninguna pista. El ciego estaba frente a ellos con los ojos bien abiertos relatando su testimonio y la conclusión de los eruditos fue que Jesús era un pecador que se hacía pasar por el Hijo de Dios. A estas palabras el ciego respondió de manera sencilla pero rotunda: “Una cosa sé, que habiendo yo sido ciego, ahora veo”. Quién podía refutar esto. Intentar cambiar esta realidad sería el verdadero fraude.

Podemos pasarnos la vida entera buscando argumentos que nos ayuden a creer, pero lo único que dará lugar a la fe es decidir si realmente queremos creer. Los fariseos tenían frente a ellos al hombre que había recuperado la vista y no querían aceptar la realidad.

¿Qué es lo que tú sabes que nadie puede objetar? ¿Jesús te abrió los ojos a su realidad? ¿Has experimentado transformaciones sobrenaturales en tu conducta, carácter? ¿Puedes dar testimonio de alguna intervención del Señor en tu vida, tu familia o tu trabajo? Jesús actúa constantemente en nuestra vida y entorno, tal vez debamos prestar más atención para no pasar nada por alto.

Muchos nos pedirán razones de nuestra fe y no debemos callar la verdad. Con convicción y firmeza debemos decir que Jesús es real, cambia vidas, hace milagros, y es el único camino para alcanzar salvación. Lo sabemos porque antes éramos “ciegos”, pero ahora vemos claramente. Nada más que añadir.

Cortesía Pastor Pablo Giovanini
Libro de devocionales «Tiempos de Refrigerio»
Adquiera el libro en Amazon

compartir por messenger
compartir por Whatsapp