Dios nuestro Señor, tú nos has revelado tu rectitud en el evangelio, tu rectitud que nos llega por medio de la fe y continúa en la fe. Concede que entendamos tu rectitud y vivamos por ella aun en una generación perversa. Entonces dará fruto el evangelio para nuestra alegría. Protégenos en medio de la tentación y opiniones opuestas, para que las superemos y continuemos libres, con nuestros pensamientos en ti y tu rectitud verdadera y cariñosa. Tu rectitud nos da esperanza para las muchas personas que todavía necesitan ayuda para entender que sus vidas no son de valor transitorio, sino de valor eterno. Amén.

compartir por messenger
compartir por Whatsapp