Cultivar la mente con buena lectura desde los versos bíblicos con buenos pensamientos buenos libros, buenos deseos y cuidar dicho cultivo con el agua de la Paz y amor.

Es como cuidar del jardín del edén que se le dio instrucción a Adan de labrarlo, cultivarlo y cuidarlo. Solo obedece. No te creas sabio, más bien solo humillemonos y hagamos lo que El Dice.

Si lo descuidas, ya sabes lo que puede pasar con tanto conocimiento y sin la verdad de Dios en tus oídos y en tu mente y corazón.

Dr. Maurico Loredo

compartir por messenger
compartir por Whatsapp