Señor Dios, gracias por haberte manifestado en este mundo lleno de pecado, necesidad y opresión. Gracias, porque nos alegra todo lo que has hecho, antes y después de Jesucristo, nuestro Salvador. A ti nuestra alabanza y agradecimiento. Nuestro corazón brinca de alegría gracias a tus obras. Concédenos ser fieles hasta el final y victoriosos en todo, por medio de tu Espíritu, quien nos ayuda y bendice en nuestro camino. Concede tu ayuda a todos los que te invocan y a quienes anhelan regocijarse en ti. Amén.

compartir por messenger
compartir por Whatsapp