Dios nuestro Señor, no merecemos la misericordia y fidelidad que tú nos muestras. Gracias por tu amor y te pedimos mantener unidos nuestros corazones en la esperanza que tenemos juntos para todas las cosas. Mantén unidos nuestros corazones para que una y otra vez podamos recibir algo nuevo de tu poder. Ayúdanos a permanecer fieles a tu llamada. Que la luz brille en todo el mundo, hasta en los lugares más oscuros. Recuerda a aquellos por todo el mundo quienes suspiran por ti, anhelando que la luz llegue como obra tuya a los pueblos y las naciones, por medio de tu gran y maravillosa bondad. Amén.

compartir por messenger
compartir por Whatsapp