“No que seamos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que nuestra competencia proviene de Dios, el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.” 2 Corintios 3:5-6.

La vida nos presenta cada día diferentes desafíos que nos llevan a preguntarnos: “¿Podré o no podré?” Frente a las tentaciones nos preguntamos si podremos vencerlas. Si pasamos por enfermedades y dolencias, si podremos sobrellevarlas. Si enfrentamos problemas financieros, si podremos llegar a fin de mes. Si Dios nos ha hablado de corregir a nuestros hijos, si tendremos el valor de hacerlo… La verdad es que muchas veces no estamos seguros si por nosotros mismos podremos lograr estas cosas.

La palabra griega para competencia es hicanotes, que significa “suficiente, apto, competente”. Es Dios quien nos ha capacitado para vivir una vida cristiana plena por medio de su poder y hacer frente a los desafíos diarios.

El énfasis del apóstol Pablo es que nuestra competencia no viene de la “letra”, el viejo régimen de la Ley. ¡Absolutamente no! Somos competentes de un nuevo pacto. ¡Es Cristo quien nos capacita por su gracia para ser vencedores! Si creemos que podemos avanzar cumpliendo una lista de cosas o evitando ciertas acciones, terminaremos en el “régimen de la letra” y ¡eso nos mata! La única manera de vivir libres es permitiendo que el Espíritu Santo nos guie. Cuando nos liberamos de la carga de confiar en nuestras propias fuerzas, entonces nos sentimos motivados a actuar mediante el poder del Espíritu Santo.

Si le has entregado tu vida a Cristo, entonces tienes que saber que Él ya te ha hecho competente. No le creas a las mentiras de Satanás ni permitas que te agobie con temores e inseguridades.

Cuando nuestras debilidades nos conducen a Dios, entonces podemos estar seguros de que Él nos dará lo que nos esté faltando, y nuestra fe se fortalecerá a medida que experimentamos su poder maravilloso en nuestra vida.

Cortesía Pastor Pablo Giovanini Iglesia Cristiana Renacer Lynn

compartir por messenger
compartir por Whatsapp