Dios nuestro Señor, gracias por revelarnos tu gloria en tu hijo Jesucristo. Gracias que aún hoy podemos ver y experimentar la gracia gloriosa que él radia en su victoria sobre el mundo; ayuda poderosa que beneficia a todos aquellos que encuentran la fe. Permite que sea revelada aún más gloria: la fe que vive en los corazones humanos, una fe que puede vencer sobre toda necesidad y sufrimiento en la tierra, fe que es la fuerza para mirar hacia ti y en ti, encontrar esperanza y serenidad interior en todo momento. Entonces vendrá pronto tu ayuda, más pronto de lo que nos podemos imaginar, y nos sorprenderá, porque ha dicho el Salvador: “Mira, vendré pronto”. Por eso queremos esperar, creer y confiar en ti hasta el final. Amén.

compartir por messenger
compartir por Whatsapp