Señor y Dios nuestro, ayúdanos a obedecer tus mandamientos para que nuestra paz sea como un río y nuestra rectitud, como las olas del mar. Permanece con nosotros por medio de tu Espíritu, te lo rogamos. Habla con nosotros y dinos lo que necesitamos oír para entender todo que nos acerca siempre a ti. Revélanos tu poder para que nos ayude a nosotros y a todos los humanos. No nos vamos a desesperar, aun bajo juicio; no vamos a dejar caer la fe por los problemas y las aflicciones. Ven con tu fuerza, para nosotros crecer en vigor y vencer el mundo por medio de Jesucristo el Salvador. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp