Señor y Dios nuestro, alabamos tu nombre porque nosotros podemos dar testimonio de lo que vemos y oímos, de todo el bien que tú nos has dado. Que estemos unidos fiel y firmemente, esperando el día glorioso cuando tu diestro poder gane la victoria y le dé término a los muchos males entre nosotros los hombres. Ese día tú serás alabado por todas las naciones y todo se vestirá de forma nueva y diferente, para la gloria de tu gran nombre. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp