Señor Dios, nos volvemos a ti en oración, para que venga tu reino. Que realmente venga a la tierra tu Jerusalén, con todos los bendecidos a quienes se les ha permitido reunirse en torno a Cristo Jesús por medio del perdón de pecados y la resurrección. Ven con tu luz a nuestro tiempo, para que se perdonen los pecados y las personas encuentren la salvación. Acuérdate de los que están en gran aflicción. Ayuda a quienes sufren por el pecado o la muerte, porque solo de ti proviene la ayuda. Nada nos puede ayudar excepto tu amor paternal en Cristo Jesús. ¡Alabado sea tu nombre! Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp