Señor Jesús, nos postramos ante ti; a quien se le ha dado todo el poder. Oh Señor, te amaremos, te apreciaremos. Tus pensamientos serán nuestros pensamientos, queremos aprender cómo eres nombrado en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra. Cuídanos y permanece con nosotros hasta que puedas venir, hasta el cumplimiento del tiempo, cuando aparecerás entre nosotros para establecer el reino de Dios. Entonces el mundo entero se alegrará y toda la humanidad se postrará ante ti, el único Señor y Salvador. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp