Te damos gracias, Señor nuestro Dios. ¡Cuánto bien has derramado sobre nosotros a lo largo de nuestras vidas! Y ¡cuánto debemos agradecerte cada día! Te damos gracias una y otra vez por sentir tu ayuda, y saber que tú puedes llenar nuestra vida terrenal con lo que es del cielo. Que venga tu reino sobre todo el mundo, porque toda la gente anhela fe y misericordia, y estarán reunidos en tu casa bajo la vara del Buen Pastor: Jesucristo. Cuídanos durante la noche. Que tu ayuda se extienda a los confines de todo el mundo. Apoya a quienes te invocan, aun cuando no entiendan cómo deben orar. Ayúdanos y concede que venga el Señor, para la gloria de tu nombre. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp