“Y clamó Asa a Jehová su Dios, y dijo: ¡Oh Jehová, para ti no hay diferencia alguna en dar ayuda al poderoso o al que no tiene fuerzas! Ayúdanos, oh Jehová Dios nuestro, porque en ti nos apoyamos…” 2 Crónicas 14:11.

La palabra “apoyo” en su etimología significa “hacer descansar”, “reposar”, “lo que sirve de sostén”, “ayuda, protección, respaldo, amparo, defensa, auxilio”. 

¿Estamos apoyándonos completamente en el Señor en tiempos de crisis? Él siempre envía su respuesta a los que pueden descansar en su cuidado.

Cuando nos apoyamos en el Señor tenemos asegurada nuestra victoria.

Los puntos de apoyo de nuestra fe son las promesas de Dios. Había un viejo himno que comenzaba diciendo “Todas las promesas del Señor Jesús son apoyo poderoso de mi fe”. Cuando más conozco y creo en esas promesas, más confiado estaré.

Dios promete librarnos cuando nos apoyamos en Él. Observe las palabras del salmista: “Mas Jehová fue mi apoyo. Me sacó a lugar espacioso; me libró, porque se agradó de mí” (Sal. 18:18b-19). ¡Aleluya!

Cuando nos apoyamos en el Señor tenemos paz.

Hay alivio, reposo y paz cuando entregamos nuestras cargas a Dios. “Cuando te acuestes, no tendrás temor, sino que te acostarás, y tu sueño será grato. No tendrás temor de pavor repentino, ni de la ruina de los impíos cuando viniere, porque Jehová será tu confianza, y él preservará tu pie de quedar preso” (Pr. 3:24-26).

Cuando nos apoyamos en el Señor vemos sus maravillas.

El rey Asa se apoyó en Dios y Él le dio la victoria sobre sus enemigos y la tierra tuvo paz. Dios fue engrandecido por su pueblo al verlo actuar poderosamente.

Ex. 34:10: “Y él contestó: He aquí, yo hago pacto delante de todo tu pueblo; haré maravillas que no han sido hechas en toda la tierra, ni en nación alguna, y verá todo el pueblo en medio del cual estás tú, la obra de Jehová; porque será cosa tremenda la que yo haré contigo.” Dios promete obrar maravillas a favor de los que lo tiene a Él como su punto de apoyo.

“Algunos confían en sus carros de guerra, otros confían en sus caballos, pero nosotros sólo confiamos en nuestro Dios. Esa gente tropezará y caerá, pero nosotros nos levantaremos y seguiremos de pie” Sal. 20:7-8.

Cortesía Pastor Pablo Giovanini
Iglesia Cristiana Renacer en Lynn, MA

compartir por messenger
compartir por Whatsapp