Señor nuestro Dios, te damos gracias que nos has dado entrada al reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Te agradecemos por haber comenzado a darnos una nueva visión, que ya se están transformando muchas cosas, para que andemos alegre y confiadamente en nuestro camino, con esperanza de lo que aún está por resolver. Que todo esto viva en nuestro corazón y nos llene de agradecimiento a ti. Queremos ser valientes y no perder de vista todo lo que todavía hay que cambiar. Entonces podremos participar como trabajadores de tu viña. Que la luz que nos has dado siga alumbrando en nosotros, cada vez con mayor intensidad, como has prometido. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp