Señor nuestro Dios, día y noche te esperamos. Creemos en ti y anhelamos tu justicia. Tú darás respuesta a nuestra oración; bendícenos, te lo pedimos. Que tu nombre sea santificado y que venga tu reino. Oh Señor nuestro Dios, que se haga tu voluntad entre las naciones. Que se haga tu voluntad en cada uno de nosotros y que sea evidente para todos, como lo es en el cielo. Considera las naciones y protege a toda la humanidad. Que se abra un camino nuevo, para que la paz que sobrepasa todo entendimiento pueda venir; una paz que proviene de ti, el Señor nuestro Dios. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp