Señor nuestro Dios, venimos ante tu presencia y nos postramos delante de ti, el Todopoderoso. Venimos ante ti y nos arrepentimos, creyendo en ti y en tu voluntad para salvarnos. Tu voluntad salvadora se extiende al mundo entero, sobre todo el mundo impío, para que todos puedan arrepentirse y sean redimidos. Concédenos pensamientos de tu corazón, para que comencemos a entender tu voluntad. A ti nos consagramos: Dios santo, justo, recto y misericordioso. Concédenos ser tus hijos, guiados y dirigidos por ti cada día. Vuelve nuestros corazones a ti, para que nos hagas más y más como deseas que seamos. Vuelve nuestros corazones a ti, hasta alcanzar tu propósito de expiación y redención por la obra silenciosa de tu poder omnipotente. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp