Ester, una hermosa doncella judía, gana el primer lugar en el concurso de belleza Miss Persia y con ello se convierte en reina, esposa del rey Asuero. ¿Se imagina la satisfacción de esta joven? Era el orgullo de todos los hebreos. ¿Puede escuchar a Mardoqueo susurrarle al oído a una invitada a la boda: “Esa… es mi ahijada”? Si hubieran existido las revistas dedicadas a las noticias sociales uno de sus titulares habría sido: “De esclava a reina”. Ester, la joven que llegó a lo más alto… en un año.

Todo marchaba fantásticamente bien. Pero Amán, el malo de la película, logra que el rey firme un documento para que todos los judíos fueran sentenciados a muerte en una fecha determinada. La única manera de poder evitar esa tragedia estaba solo en las manos de Ester. Bajo estas circunstancias su tío Mardoqueo le dice: “No creas que por estar en el palacio escaparás cuando todos los demás judíos sean asesinados. Si te quedas callada en un momento como este, el alivio y la liberación para los judíos surgirán de algún otro lado, pero tú y tus parientes morirán. ¿Quién sabe si no llegaste a ser reina precisamente para un momento como este?” Ester 4:13-14. 

Mardoqueo dio en la tecla. Si Dios en su providencia había permitido que Ester ocupara ese lugar, era con un propósito. Ella entendió el mensaje, asumió el riesgo y terminó siendo la heroína de la historia. Por su valor y determinación vino la salvación a su pueblo.

¿Y qué de nosotros? ¿Sabemos cómo nos quiere usar Dios en este momento? La misión más importante que se nos ha encomendado es mostrar el camino de salvación a todos los que nos rodean, y necesitamos hacerlo con el mismo valor que lo hizo Ester.

Como hijos de Dios hemos llegado hasta aquí para ser instrumentos suyos en medio del caos, ansiedad, desesperanza y confusión. Tú has experimentado los beneficios de la salvación de Cristo, por lo tanto, sabes de qué se trata. Con tus palabras, a tu manera, eres hoy el portador del mensaje. ¿Por qué crees que Dios se ha manifestado tantas veces a tu vida? ¿Con qué propósito Dios te ha sanado? ¿Por qué crees que Dios te puso en contacto con tantas personas? ¿Por qué crees que Dios te ha bendecido tanto? 

Muchos necesitan creen en Jesucristo para alcanzar salvación eterna hoy y tú has sido designado por Dios para esta hora.

Cortesía Pastor Pablo Giovanini
Iglesia Cristiana Renacer en Lynn, MA

compartir por messenger
compartir por Whatsapp