Señor nuestro Dios, sé nuestro Padre y cuida de tus hijos en la tierra, donde a menudo es extremadamente difícil y donde todo parece volverse en contra de nosotros. Ayúdanos a mantenernos fieles en nuestra vida interior, tomando de ti todas nuestras fuerzas, el poder eterno de la vida, y de Jesucristo, el Salvador del mundo. Porque Jesús ha prometido venir a nosotros, y tú lo enviarás en tiempo de necesidad. Permite que tu mano fuerte sea con los que a menudo no saben adónde acudir. Muéstranos caminos que podamos seguir, para la gloria de tu nombre por toda la eternidad. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp