Señor nuestro Dios, tú escuchas las oraciones y clamores de tus hijos, también en nuestros tiempos. Nosotros necesitamos clamar, por la humanidad que no se ha convertido a ti, sino que todavía vive con dolor y sometida a juicio, y miles tienen que morir o padecer cosas terribles. Cada uno de ellos debería ser tuyo, todos deberían ser tus hijos. Por eso clamamos a ti: Manifiesta y glorifica tu nombre en la tierra, para que llegue un tiempo nuevo cuando tu mano haga grandes maravillas. Que tu nombre sea honrado, que venga tu reino y se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp