Amado Padre que estás en el cielo, Creador de lo que es bueno, hermoso y lleno de alegría, para que todo pueda servir en armonía contigo, te damos gracias por todo el bien que recibimos. Que seamos tus hijos, reunidos para servirte. Que nuestra vida imparta alegría a los demás, y que sin cesar hagamos el bien por medio de tu fuerte y gran amor que nos cambia, nos fortalece y nos ayuda cada día, sin importar cuán difícil sea la vida. Alabado sea tu nombre en todo el mundo. Que venga tu reino y se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp