Señor nuestro Dios, amado Padre que estás en el cielo, te damos gracias. ¡Con cuánta frecuencia nos liberas de todo miedo y angustia! ¡Cuán a menudo nos escuchas y respondes! Concede que nuestros corazones siempre estén entusiastas y felices porque tú nos respondes. No hay nada más en este mundo para nosotros; tú eres nuestra esperanza, nuestra única esperanza. Solo tú puedes ayudar en nuestros tiempos, ayudar a las naciones y ayudar a cada persona. Nada más nos importa. Señor nuestro Dios, por el resto de nuestra vida sobre la tierra, solo tú eres nuestra ayuda, nuestro consuelo y nuestra fortaleza. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp