Amado Padre que estás en el cielo, venimos a ti buscando comunión contigo, porque sabemos que toda vida proviene de ti, todo progreso entre nosotros depende de ti, y nuestro ser interior puede ser fortalecido por tu Espíritu. Protégenos y renueva nuestra fortaleza una y otra vez, para que se haga tu voluntad entre nosotros y todos podamos encontrar valor para nuestras vidas, aun cuando nos amenazan muchas dificultades. Concédenos permanecer como tus siervos y andar con alegría para esperar lo que viene. Bendícenos hoy y cada día conforme a tus promesas. Amén. Christoph Friedrich Blumhardt

compartir por messenger
compartir por Whatsapp