«Amado Dios, primeramente, permíteme en este momento postrarme en tu presencia y adorarte, glorificarte y reconocerte como el único y verdadero Dios de mi vida. Rindo delante de ti mi voluntad, mis planes, proyectos, metas y aspiraciones personales, para que tú hagas tu preciosa y perfecta voluntad en mí. Permíteme ser un instrumento de tu amor para levar tu mensaje de salvación y reflejar tu amor a todos los que me rodean. Mi Señor, obra en mi vida para que mi carácter se parezca al de tu hijo Jesús. Te lo pido en el Nombre de Jesús, Amén.»

compartir por messenger
compartir por Whatsapp