“Y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo”. Gn. 48:3.

Cada uno de los nombres de Dios describe un aspecto diferente de su carácter y su obra. Uno de ellos es El Shaddai que significa «uno que nutre, suple y satisface». Esta palabra es traducida como «Dios Todopoderoso», “Dios Omnipotente” o «Dios que es más que suficiente». Los teólogos concluyen que el significado completo de este nombre es el “Dios todo suficiente para las necesidades de su pueblo”.

Dios comenzó a revelarse con este nombre en la vida de Abraham. El Shaddai fue todo suficiente para sus necesidades, proveyendo esperanza y paciencia, fuerza, sabiduría y recursos materiales.

Dios continuó revelándose como El Shaddai a su descendencia. Isaac, el hijo de Abraham, usó este nombre para bendecir a su hijo Jacob: “Y el Dios Omnipotente te bendiga, y te haga fructificar y te multiplique, hasta llegar a ser multitud de pueblos; y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo…” (Gn. 28:3-4).

Dios vuelve a utilizar este nombre cuando se encontró con Jacob en Betel: “Yo soy el Dios Omnipotente, crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos” (Gn. 35:11).

Jacob se lo dijo a José: “Y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo” (Gn. 48:3). Moisés lo vuelve a repetir a la próxima generación… ¡y cantando!: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.” (Sal. 90:2).

La revelación de este maravilloso nombre también es para nosotros. Dios es Todo Suficiente para salvarnos a través de la obra completa y perfecta de Jesucristo.

Dios es Todo Suficiente para suplir nuestras necesidades emocionales. “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros” (1 Pedro 5:7).

Dios es Todo Suficiente para librarnos de nuestros temores. Sal. 34:4: “Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores.”

Dios es Todo Suficiente para suplir necesidades materiales. “Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera…” (2 Co. 9:10).

En tiempos difíciles, Dios quiere mostrarse como El Shaddai, el Todo Suficiente que sabe cuidar de cada uno de sus hijos.

Cortesí­a Pastor Pablo Giovanini
Iglesia Cristiana Renacer en Lynn, MA

compartir por messenger
compartir por Whatsapp