“El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre.” Eclesiastés 12:13

“Yo sería feliz si tuviera…” Y añade a la frase los deseos más variados e inverosímiles. Hay personas que creen que serían más felices si tuvieran más dinero, una casa más grande, un automóvil nuevo, un trabajo diferente, fama, poder, más conocimiento, otra familia… ¿Cómo terminarías tú esta frase?

Entre los muchos propósitos que tiene el libro de Eclesiastés, uno de ellos es ayudarnos a entender que nunca nadie se sintió “realizado” por tener todo lo que deseaba. Salomón es el mejor ejemplo de esto. Él se ocupó de satisfacer todos sus deseos, sin embargo, aun teniéndolo todo, concluyó que: “Todo es vanidad”.

Entonces, ¿dónde está el secreto de la verdadera felicidad? El mismo Salomón nos da la respuesta: “Teme a Dios, y guarda sus mandamientos”. Pero, ¿no es acaso lo primero que debemos hacer? Él mismo comenzó el libro de Proverbios diciendo: “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová”. Eso significa que Salomón, después de haber logrado tantas cosas, volvió a donde había comenzado: Temer a Dios y guardar sus mandamientos.

La palabra hebrea para “temer” es yaré, que significa “reverenciar, asombrarse, maravillarse, temible”. Debemos rendirnos ante Dios, hacerlo Señor y dueño de nuestra vida, darle gloria. Además, debemos “guardar sus mandamientos”. Hacer su voluntad debería ser nuestro mayor gozo.

Salomón nos recuerda que un día compareceremos ante el Señor para rendir cuentas de nuestra vida. “Porque Dios traerá toda obra a juicio, juntamente con toda cosa encubierta, sea buena o sea mala.” (Eclesiastés 12:14). Eso también debería hacernos pensar, y mucho.

Cambiemos el “si yo tuviera” por “ya tengo… ¡al Dios más maravilloso que pudiera haber encontrado!” De Él viene todo lo que necesitamos en esta vida y por la eternidad.

¡Yo ya tengo todo lo que necesito! ¡Soy un bienaventurado! ¿Y usted?

Cortesía Pastor Pablo Giovanini
Libro de devocionales «Tiempos de Refrigerio»
Adquiera el libro en Amazon

compartir por messenger
compartir por Whatsapp