“Y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir”. Hechos 20:35b.

El Señor usó muchas veces la palabra “bienaventurado”. Este vocablo en el original griego es makarios que significa “supremamente bendecido, afortunado, dichoso, glorioso”.

A la mayoría de las personas les encanta recibir. Hacemos muchas cosas para que nos den lo que deseamos… Pero Jesús dice que la prioridad es dar antes que recibir.

Bienaventurados los que dan… bienes materiales a quienes lo necesitan. Los generosos, los que tienen un corazón desprendido, que hacen de sus bienes recursos para extender el evangelio y bendecir a otros.

Bienaventurados los que dan… de su tiempo. Para ellos no existe el “perder” tiempo atendiendo a un indigente, despreciado, un alma necesitada de Jesús. Son felices invirtiendo en el presente y en la eternidad.

Bienaventurados los que dan… el mensaje de salvación. Ofrecen esperanza al arrepentido, guía al que decide obedecer la Palabra de Dios y acepta que Jesús sea el Señor de su vida.

Bienaventurados los que dan… amor inmerecido. Los que hacen misericordia. Los que dan sin esperar nada a cambio. Los que dan aunque sean despreciados.

Bienaventurados los que dan… la preeminencia a otros. Ellos manifiestan verdadera humildad, saben que las verdaderas recompensas y posiciones están en los cielos. Saben distinguir entre lo temporal y eterno.

Bienaventurados los que dan… de sí mismos para que otros sean bendecidos. Dios puede usarlos porque son instrumentos dóciles en sus manos.

Malaventurados los que solo quieren recibir, porque no han comprendido el mensaje eterno. Pero que gozo inunda los corazones de aquellos que diariamente pueden experimentar que es mejor dar que recibir.

¿Eres un bienaventurado?

Cortesía Pastor Pablo Giovanini
Libro de devocionales «Tiempos de Refrigerio»
Adquiera el libro en Amazon

compartir por messenger
compartir por Whatsapp